• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Un histórico postre, que nuestras islas han hecho suyo TORRIJAS O REBANADAS CANARIAS: MUCHAS VECES EN CARNAVAL Y SIEMPRE EN SEMANA SANTA El toque más canario lo pone la utilización de la “miel de palma”
En metidos en harina, hoy nos ocupamos del típico y delicioso postre de Semana Santa: las torrijas o también conocido en nuestras islas como rebanadas.
Torrijas elaboradas por el equipo de GastroCanarias • La receta, que ofrecemos al final de este artículo, es la que se suele elaborar en Semana Santa y al final de los Carnavales.
Alicia Díaz Pacheco (Periodista – Alumna en prácticas) / GastroCanarias
29 marzo 2021

El ingrediente principal de este postre histórico es una rebanada de pan (si esta es de varios días, mejor). Dicha rebanada es empanada en leche, almíbar o vino y rebozada en huevo; finalmente se fríe en una sartén con aceite y se endulza con miel, melaza o azúcar y es aromatizada con canela. En Canarias se suele echar mano de la tradicional y popular “miel de palma” de La Gomera que, en realidad, no se debe llamar miel porque no está elaborada por las abejas.

La torrija canaria, denominada simplemente como “torrija o torreja”, y también llamada tostada francesa, es el postre que abunda en las casas canarias cada año durante la Semana Santa. Sin embargo, también se suelen consumir en los últimos días del Carnaval. Las también conocidas como rebanadas en nuestras islas son un postre de celebración, ya que su delicioso sabor las hace merecedoras de una festividad concreta como son los días santos.

Es cierto que, aunque su origen no es en nuestras islas, nosotros los canarios hemos hecho este dulce nuestro. Las primeras referencias sobre el postre aparecen en el siglo V, momento en el que Apicio (gastrónomo romano) reunió las recetas de ese mismo siglo en un recetario llamado: De re coquinaria. A partir de ahí, la rebana mojada en leche traspasó fronteras y llegó a todos los países, con un nombre y una tradición diferente.

En España el término se documentó de una manera curiosa cuanto menos, y es que apareció en un villancico de Juan del Encina en el año 1496. A día de hoy, incluso existe un Concurso Nacional de Torrijas que se celebra en León.

En el resto del mundo se consume el postre de manera habitual, tanto es así, que en Estados Unidos se toman para desayunar. Por el contrario, en las cocinas españolas se consumen tradicional y únicamente en Semana Santa. Pero como todos sabemos, en Canarias somos de dulce y preferimos aprovechar y disfrutar de ellas también en la época de Carnaval.

Atrévete a elaborar torrijas en esta Semana Santa

Los ingredientes que necesitas para hacer rebanadas para 6 personas son:

Pan: 1Ud. (750 gr.)

Leche: 1 litro

Canela en rama: Unas ramitas

Huevos frescos: 6 Uds.

Aceite de oliva: 200 cl. (un vasito)

Azúcar blanca: 100 gr. (al gusto)

Canela en rama: Al gusto (opcional)

Miel natural de abeja: Al gusto (opcional)

“Miel de palma”: Al gusto (opcional)

Elaboración de la receta:

  1. Debemos intentar conseguir el llamado “pan para torrijas”, que viene a ser un pan con bastante miga y más bien compacta. Este pan, además, debe ser del día anterior.
  2. Cortamos el pan en rebanadas de más de un centímetro, para que las torrijas tengan suficiente consistencia y no se rompan al incorporarles en leche.
  3. Calentamos la leche, mientras en ella vamos infusionando (si podemos decirlo así) las ramitas de canela en rama.
  4. Si te gustan las torrijas más dulces, puede echarse a la leche un poco de azúcar y así tendrán otro toque…. más dulzón.
  5. Esperamos a que hierva la leche, mejor sin dejar de remover la, para que no se pegue al fondo y para que vaya cogiendo el sabor a la canela.
  6. Una vez que la leche hierva, la dejamos enfriar, mientras preparamos en una fuente plana (o varias) las rodajas del pan, distribuidas en su fondo.
  7. Cuando la leche esté tibia, le quitamos las ramitas de canela y la vamos echando sobre todas las rebanadas de pan, cuidando que las mismas queden muy bien empapadas.
  8. Dejamos las rebanadas embebiéndose en la leche, mientras, en otro bol, rompemos los huevos y procedemos a batirlos muy bien.
  9. Paralelamente y en una sartén relativamente grande, procedemos a calentar el aceite de oliva a una temperatura bastante alta.
  10. Una vez bien empapadas las rodajas de pan en leche, las vamos sacando, las pasamos una a una por el huevo batido y seguidamente las pasamos a freír en el aceite bien caliente.
  11. Las freímos cuidando que no se quemen, hasta que tomen un color dorado, y después las escurrimos y las ponemos en papel secante para quitar el aceite sobrante.
  12. Rematamos nuestras torrijas espolvoreándolas por encima con azúcar (no necesariamente azúcar “glass”) y, opcionalmente, espolvoreándolas también con canela en polvo.
  13. Hasta aquí la receta original. A partir de ella, hay quien, en vez o además de azúcar blanca y canela, las termina de rematar echando sobre ellas un chorrito de miel natural de abeja o “miel de palma” de La Gomera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *