• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Hay que aprender a usarlo para sacarle el mayor provecho LOS ACEITES MÁS RECOMENDADOS POR LOS NUTRICIONISTAS PARA COCINAR Un producto que a simple vista puede parecer más dañino, tiene infinidad de beneficios para la salud
La nutrición es un mundo muy extenso del que todavía no tenemos mucha información. Hoy en GastroCanarias te adentramos en el mundo del aceite, un producto que, a primera vista, puede parecer dañino. Existen diversos aceites que proporcionan numerosos beneficios para nuestra salud y que puede convertirse en un gran aliado para nuestra dieta y nuestra vida cotidiana.
Los beneficios del aceite en nuestra dieta. Hay que saber cuándo usar aceites recomendados para altas temperaturas y para platos fríos.
GastroCanarias
08 julio 2020

Todos conocemos el aceite, ese ingrediente del que huímos en el momento en el que decidimos ponernos a dieta por todos los males que trae consigo. Sin embargo, si nos adentramos en este mundo, descubriremos que el aceite puede ser una gran fuente nutritiva de la que no tenemos por qué escondernos, sino que podemos incluir en nuestra dieta aportando, no solo más sabor, sino también buenos nutrientes. 

¿Cómo sabemos cuál es el aceite más recomendado a la hora de cocinar? Tenemos que buscar, primero, el que aporte la mayor cantidad de grasas insaturadas, que puede ayudar a reducir el colesterol ‘malo’. Sobre todo buscaremos las grasas sanas, que son las poliinsaturadas y monoinsaturadas, incluso con una pequeña porción de grasas saturadas. Lo que sí evitaremos a toda costa será las grasas trans, ya que es el peor para tu salud porque incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Ahora que conoces qué es lo que buscas en un aceite te resumimos los más recomendados:

Aceite de oliva: 

Molly Cleary, una nutricionista titulada que ejerce en Nueva York asegura que el aceite de oliva se incluye en este grupo de grasas monoinsaturadas o ‘grasas buenas’. Esto nos da una serie de beneficios para el organismo, por ejemplo, evita taponar las arterias o aporta nutrientes esenciales para las células que ayudan a equilibrar los niveles de colesterol. Por otra parte, el Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Córdoba realizó un estudio en el que demostraban que este aceite presenta un efecto protector contra diversas enfermedades, como puede ser la aparición de la trombosis o de la diabetes. 

Por eso queda demostrado que este aceite no solo favorece a la salud, sino que también puede ayudar a bajar de peso siempre y cuando se utilice moderadamente. Es un gran ingrediente con el que acompañar nuestras ensaladas, pastas o para hacer un buen salteado de verduras. Aportará sabor y nutrientes buenos a nuestro cuerpo en las comidas que lo utilicemos. 

 

Aceite de canola o colza: 

Es el aceite considerado por algunos como el más saludable para ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como es el caso de Debby Braun, chef e ingeniera experta en temas de alimentación y nutrición. Asegura que se debe a su baja concentración de grasas saturadas (un 7 %), sus grasas de omega-3 (11 %) y la ausencia de grasas trans. En 2013 se realizó un estudio en la Asociación Americana del Corazón en Nueva Orleans donde demostraron que el aceite de canola puede ayudar a reducir la grasa abdominal cuando se usa en sustitución a otros aceites vegetales, ayudando al control del peso.  

Es un aceite que carece de sabor, siendo poco el que tiene, por lo tanto no va a aportar nada a los platos que realicemos como es el caso de la ensalada, sin embargo, y gracias a su resistencia a las temperaturas altas, estamos ante el aceite ideal para freír alimentos.

 

Aceite de linaza: 

Flor Martínez García, directora del Instituto Europeo de Medicina Tradicional China Shen Hai, afirma que este aceite tiene, principalmente, un efecto laxante debido a la fibra alimentaria que contiene. Además, ayuda a la reducción del colesterol, siempre y cuando se acompañe de la dieta oportuna, y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Asimismo, actúa como aliviante, ayudando a calmar el intestino inflamado, siendo un gran aliado para la enfermedad de Crohn o para las enfermedades que produzcan inflamaciones, así como el síndrome premenstrual.

Este aceite, al contrario que el de canola, no soporta temperaturas elevadas, por lo que debemos usarlo en otros platos fríos como puede ser una ensalada, o de aderezo para todo tipo de alimentos ya listos para servir, pero no para cocinar. 

 

Aceite de soja:

La Federación Mexicana de Diabetes asegura que este aceite es beneficioso por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, algo que ya comentamos que era favorecedor para el sistema. Nos aporta el omega-3 y 6 que nuestro cuerpo no produce y reduce el riego de enfermedades cardiovasculares, así como la prevención de diabetes o ciertos tipos de cáncer.  Además, cumple otro de los requisitos, que es no tener ninguna grasa trans, lo que la convierte en un gran aliado para nuestra dieta.

Al igual que el aceite de canola, soporta altas temperaturas y su sabor es más bien neutro, por lo que recomendamos su uso en la fritura de alimentos.  

 

 

Ahora que conoces cuáles son los mejores aceites te dejamos una serie de consejos a la hora de utilizarlos:

  • Siempre usa aceite de buena calidad, no refinado. 
  • Ten en cuenta qué aceites son mejores para cocinar o freír, y cuáles son más recomendados en platos fríos. 
  • Debes saber que, normalmente, una cucharada de aceite aporta alrededor de 135 calorías. 
  • Tapa siempre la botella para que no le entre oxigeno, protégela de la luz y del cambio de temperatura y preferentemente elige botellas de cristal a las de plástico.

Por fin conocemos por qué el aceite puede convertirse en un buen ingrediente que acompañe a nuestra dieta, siempre y cuando se use con responsabilidad. Existen alimentos que a primera vista pueden parecernos mucho más dañinos de lo que son, pero podemos informarnos y descubrir que esos productos pueden ser más beneficiosos de lo que creemos. Ahora ya puedes incluir alguno de estos aceites en tu día a día aportando algo de nutrición y sabor a tus platos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *