• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresarial
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Los consejos para principiantes de la repostería LOS 10 TIPS DE ALBA RODRÍGUEZ PARA UN POSTRE PERFECTO Ser precisos, tener paciencia y medir bien los tiempos son algunas de las cosas a tener en cuenta en este apasionante mundo gastronómico
La repostería es un arte delicado y preciso que, si se hace bien, puede dar lugar al postre perfecto con el que deleitar al comensal. Como sabemos que no siempre les queda igual que en las fotografías, vídeos o directos que siguen, GastroCanarias y Alba Rodríguez, subcampeona de Bake Off 2019, te proponemos 10 Tips para que elabores bien un postre. ¡No te los puedes perder!
Te invitamos a que leas estos consejos. Foto propia La repostería es un arte delicado que, o sale bien y sabe rico, o todo lo contrario
Noelia Guerra/GastroCanarias
19 junio 2020

La repostería es un arte delicado que, o sale bien y sabe rico, o todo lo contrario. Durante el confinamiento, la cocina y, especialmente, la repostería fueron unas prácticas gastronómicas que se llevaron a cabo más de lo habitual. Tanto es así, que arrasamos con las harinas y las levaduras de los supermercados. 

 

Muchas de las personas que hayan practicado durante el confinamiento estarán algo entrenadas de cara a elaborar postres como tartas para cumpleaños u otras celebraciones. Un regalo ideal y especial que cada vez es más común ver. Sin embargo, y como ya habrán experimentado muchas de ustedes, la repostería se basa en el ensayo y error, pues a medida que repites un postre ya sabes para la siguiente vez en qué has fallado. Y como sabemos que no es fácil y para ayudar a esas personas que comentan que nunca les queda igual que la fotografía de la receta, el vídeo tutorial que se han puesto o el directo que siguen, GastroCanarias y Alba Rodríguez, subcampeona de Bake Off 2019, te regalamos 10 tips para hacer bien un postre. No te pierdas estas sugerencias para deleitar a tus comensales, ya sean clientes, familiares o amigos, con las mejores y más dulces preparaciones:

 

1. Misenplace

Uno de los errores más comunes al elaborar una receta es empezar a trabajar sin comprobar que tenemos todos los ingredientes. Esto nos puede llevar a sustituir mantequillas por aceites, azúcares morenas por blancas, etc. Cada ingrediente tiene una función en la receta (estructura, sabor, humedad, textura) y si lo cambiamos, no obtendremos el mismo resultado. Por esto, lo mejor antes de empezar es colocar todos los ingredientes pesados sobre la encimera. 

 

2. Pesar bien. La repostería no es a ojo  

Si no dispones de una pesa de cocina y te gusta la repostería, lo mejor que puedes hacer es comprar una. La repostería es una ciencia exacta. Un poco más de harina nos quitará humedad y elasticidad, un poco más de levadura hará que nuestros bizcochos se hundan y así con todo.

 

3. Medir bien los tiempos

El tiempo es otro factor importante. Cuando empecé a cocinar calculaba los tiempos con el reloj de la cocina, pero muchas veces me olvidaba y me pasaba de tiempo. Si quieres un resultado perfecto, es importante cronometrar los tiempos de horneado y cocción. Con los tiempos de frío podemos ser mucho más flexibles. Las recetas siempre nos darán un tiempo aproximado, pero es importante que conozcas tu horno y que revises, siempre, de diez a quince minutos antes. 

 

4. Seco con seco y húmedo con húmedo

Cuando preparamos elaboraciones que tienen ingredientes secos y húmedos, siempre es bueno mezclar cada grupo por separado. Así nos aseguramos de que todo se integra bien y que el sabor y la textura se homogeneiza. 

 

5. Paciencia

Ya sabemos que no se puede abrir el horno con un bizcocho dentro o un merengue, pero muchas veces perdemos la paciencia en otros procesos. Por inseguridad podemos desmoldar antes de tiempos para “ver cómo va” o agregar espesantes a las cremas porque no vemos que espesen con el trabajo de varilla. Amasa con calma el tiempo que haga falta, espesa con varilla y a fuego medio, deja reposar las elaboraciones. Para comprobar que está hecho, una vez ha pasado el tiempo de horno establecido en la receta, pinchamos el bizcocho con un palillo, cuchillo o tenedor en su parte central  y comprueba cómo sale. Si hay restos de masa, aún no está listo; si sale limpio y caliente, estará en su punto. Al final, con calma, todo sale bien. 

 

6. No mezclar temperaturas 

Casi siempre es mejor trabajar con los ingredientes a temperatura ambiente. Si la receta indica que la mantequilla, por ejemplo, debe estar ablandada pero te ha pillado que la tienes fría, no vale con derretirla. Esperamos, la dejamos ablandar sobre la encimera, y luego cocinamos. Si tienes la mantequilla a temperatura ambiente y los huevos, el queso crema o los colorantes fríos, es probable que se te corte la elaboración. Fríos con fríos, calientes con calientes. 

 

7. Cada proceso cuenta, no corras

En un postre, cada paso y cada elaboración son importantes en sí mismos y trabajan para que el conjunto sea perfecto. No quieras llegar al final ya, disfruta de cada elaboración y trata de que quede perfecta. Si en una elaboración hay que montar huevos con azúcar primero, no los batas y ya está para pasar al siguiente paso. Hay que montar, que doble volumen el tiempo que haga falta hasta que quede perfecto. 

 

8. Tamizar siempre

Al principio no lo hacía porque no le veía la importancia, pero lo cierto es que la harina suele traer imperfecciones o se puede haber solidificado una parte por la humedad. En los bizcochos es obligatorio absolutamente, pero mi recomendación es que tamices siempre hagas lo que hagas. Ganarás en esponjosidad y te evitas encontrar bolas desagradables de harina, sal o bicarbonato en el postre final. 

 

9. Usa productos de calidad y frescos 

Si vas a hacer una tarta de fruta, usa fruta. Las pulpas y los saborizantes son una opción fácil que podemos usar cuando lo necesitemos, pero siempre vamos a obtener un mejor resultado cuando partamos del producto fresco y lo trabajemos nosotros. Si tenemos unas buenas almendras, es preferible usarlas antes que agregar un aroma. Mago, coco, frutos secos, licores; a más frescura y calidad, mejor será el postre. 

 

1o. Lee la receta y síguela, pero con sentido común

Por último, es importantísimo leer bien toda la receta antes de empezar, sobre todo, para garantizar que hemos entendido cada paso y que tenemos los ingredientes y utensilios necesarios. Sin embargo, a veces, los que publicamos recetas nos olvidamos de algún paso o lo omitimos porque damos por hecho que la persona que va a hacer el postre ya lo sabe. Error. Si ves algo raro en la receta o sientes que falta algo, no dudes en preguntar al autor de la misma para confirmar. Si no te responde lo mejor es usar del sentido común y cambiar lo que sea necesario.

 

El gusto por lo dulce siempre fue algo intrínseco al ser humano, per la repostería más moderna estuvo reservada para las clases aristócratas y para los conventos. Fueron los franceses en el SXIX los creadores del término “dessert”, palabra que tiene su origen en el verbo “desservir” o “recoger la mesa”, haciendo referencia al momento en el que, cuando la mesa queda libre de platos y copas, llegan las sorpresas dulces. 

 

El auge de la repostería vino acompañado del incremento en el nivel de vida de los siglos XIX y XX y ha alcanzado un nivel de especialización y refinamiento muy elevado en solo 200 años, consiguiendo así popularizarse y estar al alcance de todos. Por eso, y ahora que todas las personas podemos hacer repostería, qué mejor momento para ello que tener en cuenta estos consejos para endulzar la boca de las personas que te rodean y deleitarlos con los postres perfectos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.