• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresarial
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Historia y receta del plato más versionado del mundo en su día internacional PIZZA, EL PLATO SIN FRONTERAS Las primeras referencias de este manjar italiano son del siglo XVIII y hoy es una de las comidas más populares y consumidas
Gastrocanarias
06 mayo 2022

Aunque se desconoce quien la inventó, la pizza es emblema de la gastronomía italiana y, sin duda, uno los platos más populares y versionado del planeta. Se trata de una comida universal, adaptada a los gustos y las costumbres de cada país, del que este 7 de mayo se celebra su Día Internacional.

Como explica el periodista e historiador John Dickie en su libro ¡Delizia!, la historia épica de la comida italiana (Debate), la palabra “pizza” comparte probablemente su origen con la “pitta” griega y la “pide” turca: una ancestral familia de panes planos.

Las primeras referencias a la pizza datan del siglo XVIII, aunque en ese entonces la palabra se utilizaba de forma genérica para referirse a toda clase de pasteles y para lo que se conocía como focaccia o schiacciata en otros lugares de Italia, es decir, un trozo plano de masa salpicado con grasa o aceite y cocinado rápidamente al horno. “Es una receta tan habitual que no tendría sentido intentar buscar sus orígenes concretos”, apunta Dickie.

Margarita, la reina de las pizzas

El origen de la pizza margarita se remonta al Nápoles de 1889 y, más concretamente, a las cocinas de la pizzeria Bracci, donde su chef decidió crear una pizza tricolor, con tomate, mozzarella y albahaca, en honor a la bandera del país para la que por aquel entonces era la reina del imperio Italiano, Margarita de Saboya. La sencilla fórmula se convirtió en la predilecta de la monarca y desde entonces lleva su nombre.

El arte de los “pizzaioli” napolitanos es una práctica culinaria reconocida  desde 2017 por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.  Consistente en preparar en cuatro etapas la masa de una pizza y hornearla con fuego de leña, dándole vueltas. Esta práctica cultural nació en Nápoles, la capital de la región de Campania, donde viven y trabajan actualmente unos 3.000 “pizzaioli”.

Una variante muy extendida es la pizza frita, que surgió hacia finales de la II Guerra Mundial gracias a la inspiración del pueblo italiano. La pobreza se extendió por Italia después de la guerra y un plato simple como la pizza – que llevaba solo agua, harina y levadura – se transformó en la comida de los ricos porque se debía cocinar en un horno de leña. Así es como la gente comenzó a freír sus pizzas, y a venderlas muy barato en las calles. Freír no requería gran inversión y el uso de un horno solo estaba al alcance de unos privilegiados.

La pizza frita se inflaba cuando la masa entraba en contacto con el aceite caliente y así, se podía cortar a la mitad y rellenar con cualquier ingrediente disponible. Con el paso del tiempo y el auge económico del país, los hornos de leña y los eléctricos comenzaron a formar parte de las cocinas familiares, pero la pizza frita siguió siendo un plato popular gracias a su sabor único.

Si quieres prepararla en casa, te dejamos la una receta gentileza del Grupo Comit: 

PIZZA FRITA NAPOLITANA

Ingredientes: 

100 gr harina
70 ml agua
1 gr levadura fresca de cerveza
2 gr sal
100 gr tomate pulpa fina especial para pizza
2 filetes de anchoas
2 horas de albahaca
1 mozzarella
1 cucharada de parmigiano
Aceite de oliva

Preparación

  • Mezclar 50 ml de agua con la harina y añadir la levadura. Amasar y añadir el resto del agua y la sal. Seguir amasando durante 15 minutos
  • Una vez que la masa esté homogénea, dejar reposar dos horas a temperatura ambiente y cubierta con film.
  • Introducir la masa en la nevera durante 24 horas para que fermente.
  • Aplastar la masa y darle forma redonda hasta lograr un ancho de 15 cm.
  • Calentar el aceite y freír la pizza. Darle vuelta con la ayuda de una espumadera. Cuando esté dorada la sacamos y la dejamos secar para retirarle el exceso de aceite.
  • Verter por encima el tomate y la mozzarella cortada en juliana dejando que se derrita ligeramente por el propio calor de la pizza frita.
  • Para terminar, decorar espolvoreando el queso parmigiano y añadiendo las hojas de albahaca y las anchoas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.