• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresarial
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
CRISIS EN EL CAMPO ISLEÑO Más de 500.000 kilos de queso canario buscan comprador entre los hoteles de las Islas La presidenta de la Cooperativa La Candelaria reconoce que los productores venden "al coste" por el encarecimiento de su actividad y pide a la principal industria de las islas que "tienda la mano" a "los guardianes del paisaje"
Laura Docampo / Gastrocanarias
13 junio 2022

Las queserías isleñas están en medio de una tormenta perfecta que los «aboca al desastre». Así lo reconoció hoy la presidenta de la Cooperativa La Candelaria, de La Laguna, Candelaria Rodríguez, durante una entrevista en COPE Canarias, con el periodista Mayer Trujillo. Rodríguez admitió que los productores tienen en estos momentos un excedente de stock que supera los 500.000 kilos que no han logrado vender. «La quesería Benijos tiene ahora mismo 80.000 kilos de quesos almacenados en una cámara. Maxorata tiene 400.000 kilos y Valsequillo tiene otros tantos», relató Rodríguez al tiempo que pidió al sector hotelero que “colabore ahora que se ha reactivado el turismo”. “A los hoteleros se les ayudó durante la pandemia y ahora son ellos quienes pueden reactivar el consumo del sector primario y ayudarnos a salir de esta situación tan complicada”, insistió.

A pesar de su decisiva importancia para la economía del Archipiélago, la industria turística tiene un peso «anecdótico» en el mercado de los quesos canarios. Consultada por Gastrocanarias, la dirigente ganadera explicó que el 99% de la producción local se consume a nivel doméstico y de restauración de las islas, donde son muy valorados los quesos locales y apenas el uno por ciento restante acaba en el plato de alguno de los millones de turistas que se alojan en los hoteles isleños. «El sector turístico debería involucrarse más y colaborar para garantizar nuestra subsistencia porque somos quienes preservamos el paisaje de estas islas», subrayó Rodríguez convencida de que el atractivo gastronómico que tiene nuestro destino turístico se basa también en la peculiaridad y calidad de nuestros quesos. «Tenemos multitud de premios internacionales y este mismo año nuestro queso Semicurado ahumado está entre los seis mejores quesos ahumados de España según fue reconocido en el Salón Gourmet», subrayó.

La crisis que afrontan las queserías de Benijos, Maxorata y Valsequillo depende de múltiples factores que la presidenta de la Cooperativa Candelaria va desgranando. Uno de los fundamentales tiene que ver con nuestros hábitos de compra. Las tiendas de barrio han desaparecido y los hipermercados están en horas bajas tras la pandemia. Nuestras neveras se llenan con lo que compramos en grandes cadenas de supermercados de proximidad. Su cuota ha crecido tanto que «son ellos los que marcan los precios», asegura Rodríguez. En este tablero, las pequeñas industrias queseras locales se ven obligadas a competir por precio con las grandes centrales queseras del resto de España y Europa. Es por eso que ahora que se han encarecido sus insumos se ven con las manos atadas para subir sus precios y tienen que resignarse a vender «al coste» sin obtener ningún beneficio.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GastroCanarias (@gastrocanarias)

La inflación generalizada de precios y la congelación salarial restan poder adquisitivo a los consumidores canarios pero los ganaderos también se ven arrinconados por la competencia de productos industriales. «La gran distribución es la que manda. Hay una cadena de supermercados con más de 20 sucursales en Tenerife en la que no encuentras ningún queso de la isla. Y en aquellas cadenas en las que estamos tampoco podemos subir los precios porque entonces nos reemplazan por otros más baratos», se queja la dirigente.

Otro factor diferencial que tienen las explotaciones que producen leche en Tenerife, al igual que en El Hierro, tiene que ver con su escala y su dispersión. Según explica Rodríguez, en general tienen menos cabezas de ganado que en otras islas y en muchos casos se ubican en parajes remotos, de difícil acceso. «En Tenerife no puedes recoger la leche con cubas de 20.000 litros, como hacen en Gran Canaria, porque los camiones no pueden entrar», añade. La cooperativa La Candelaria se nutre de la leche de 80 explotaciones. En 2020, recogieron 5,7 millones de litros de leche con los que se produjeron 800.000 kilos de queso. El año pasado, la producción de leche bajó a 4,8 millones de litros que se convirtieron en 700.000 kg de queso. Para la logística de toda esa leche se emplearon entre otros camiones cisterna con cubas de menos de 3.000 litros. Eso hace que sus costes sean mayores, aún más este año dada la subida de los combustibles por la guerra de Ucrania.

Además de verse fuera del negocio turístico, lo que podría multiplicar por seis su mercado en las Islas; de tener escasa capacidad negociadora dentro de un modelo de distribución dominado por grandes cadenas que marcan las reglas de juego, y de tener un ecosistema frágil, compuesto por pequeñas explotaciones con economías de subsistencia, Candelaria Rodríguez añade otro factor desestabilizador para las queserías tinerfeñas: la competencia del resto de islas. «Es curioso que sea más fácil encontrar un queso palmero en Tenerife que en la propia isla de La Palma, porque tienen producciones tan bajas que no llegan a cubrir su propia demanda interna, o que puedas encontrar todo tipo de quesos de Fuerteventura, Lanzarote o Gran Canaria, cuando -recalca- al revés no sucede lo mismo».

Canarias lidera el consumo de queso en España, con una ingesta media de 11,3 kilos por persona al año, según el último Informe de Alimentación elaborado por el Ministerio de Agricultura. El queso fresco es el que más se vende en las Islas con un amplio margen respecto al resto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.