• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Feliz amargura Es difícil encontrar el número de IBUS en la mayoría de las etiquetas, pero quién sabe si será una tendencia en poco tiempo.
Las cervezas artesanas son una realidad, están de moda y sus características de pesadez y amargor, son una parte fundamental por la que los maestros cerveceros pelean para obtener la amargura perfecta.
beer-1697302_1920
Caña de cerveza .El término IBU proviene de “International Bitterness Units”, o lo que es lo mismo, la Unidad Internacional de Amargor de la cerveza, que viene proporcionado por la cantidad de lúpulo que se usa en el proceso de elaboración de la misma.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastrCanarias
18 octubre 2017
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Dicen que siempre hay momentos en la vida y personas que te aportan mucha riqueza cultural y temas de conversación diversos.

La pasada semana, como muchas otras y después de terminar de trabajar pude olvidarme un rato del trabajo y dejar de hablar de temas sanitarios que tanto tiempo ocupan en mi vida.

Para ello tuve una compañía que siempre considero especial y acudí como invitado a la casa de un matrimonio que tantas otras ocasiones me ha aportado cultura, buen humor, temas diferentes de conversación y una filosofía de vida que admiro, así como sorpresas como la que llegó a mi mente el viernes pasado.

Tomas y Pepa, me acogieron en su casa y me ofrecieron un rato de buena cocina familiar, donde un fantástico marmitaco de atún fue uno de los protagonistas.

Para maridarlo no hubo vino, sino una buena rubia. Pero, no una rubia cualquiera, se trataba de una cerveza que poseía en sus características 150 IBUS.

Y me pregunté, ¿qué es esto de los IBUS? Lo cierto es que esa cerveza era muy particular. Probablemente es la cerveza más amarga que me he tomado en mi vida. Se trataba de una IPA (Indian Pale Ale) artesana de la región de Murcia.

Con todo esto, decidí que la columna nos dé un poquito de amargor refrescante y aborde un tema que desconocía y ha llamado mucho a mi curiosidad.

El término IBU proviene de “International Bitterness Units”, o lo que es lo mismo, la Unidad Internacional de Amargor de la cerveza, que viene proporcionado por la cantidad de lúpulo que se usa en el proceso de elaboración de la misma.

Los IBUS se miden a través de un espectrofotómetro y son el resultado de la aplicación de una formula empírica basada en la degustación de muestras de cervezas y la correlación del amargor que se percibe en ellas con un valor medido que representa la concentración total de compuestos amargos en la cerveza.

En general, a mayor cantidad de malta menor amargor y cuanto más pesada sea una cerveza más IBUS deberá llevar para equilibrarla.

Hay un cierto límite de hasta unos 100 IBUS, pero yo tuve la oportunidad de probar una con 150 IBUS.

La cerveza ha ido cambiando. Lo ha hecho tanto, que actualmente hemos pasado de rubias comerciales y muy industrializadas a otras artesanas en las que sus creadores inventan y le añaden ingredientes que las haga diferentes.

Romero, higos tunos, diferentes tipos de aguas, y un largo etc. de posibilidades provocan a día de hoy que cada artesana sea diferente.

¿Será el número de IBUS un reto de los maestros cerveceros para sus nuevas elaboraciones?

No es muy frecuente ver este valor en la etiqueta de una espumosa, pero quien sabe si en breve ya será una de las nuevas tendencias.

No hay nada como una rubia bien fría a cuatro grados en la nevera de casa pronunciando nuestro nombre. Démosle entonces a ese refrescante placer un plus de amargor IBUSquemos nuestra mejor espumosa.

Amarguémosla de la forma más trufera y jareada, aportémosle creatividad y fabriquemos la mejor y más amarga rubia.

2 Responses to Feliz amargura

  1. Javi dice:

    Muy interesante, y para profundizar más en el tema, deberíamos sentarnos en la misma mesa de esa misma casa, y rodearnos no sólo de “rubias”, también tendrán cabida las “morenas” y “pelirrojas”.

  2. Silvia dice:

    Jeje no todas las rubias son iguales. Me encantan tus artículos, sigue así 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *