• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas ¡Aquí hay tomate! Trufas y Jareas habla de su coctel preferido. Bien elaborado con la receta original o con variantes en cuanto a sus ingredientes: El Bloody Mary
La temporada veraniega invita a disfrutar del buen tiempo que acompaña a Canarias y para ello, siempre es idónea una caña bien fría como aperitivo. Sin embargo, esta columna trufera y jareada invita a intentar añadirle un poco de picante al verano y cambiar por un día la caña por un buen Bloody Mary.
bloody-mary
Foto de un buen Bloody Mary acompañado de unas ricas aceitunas • Este famoso combinado a base de zumo de tomate y vodka tiene un título con indudable resonancia histórica.
• Una oportunidad a una bebida divertida, ardiente a la par que refrescante y que lleva en su interior un poquito de maldad..
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
05 julio 2017
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Seguimos en periodo veraniego y las altas temperaturas poco a poco están más establecidas entre nosotros.

La vida se hace más lenta y nos invita a una bebida refrescante con una pequeña dosis de alcohol que, en su justa medida nos abra el apetito.

Cuando uno acude a un restaurante, bar o terraza, independientemente de que posteriormente vaya o no a maridar la comida con un vino, siempre le apetece abrir boca con un buen aperitivo que, generalmente es, en la mayoría de las situaciones, una caña bien fría.

Sin embargo, la vida culinaria y la de la coctelería ha evolucionado tanto que hasta un cóctel sirve para acompañar una elaboración y que el maridaje entre ambos sea capaz de realzar las mejores propiedades de un plato.

¿Qué tal, si al ir a disfrutar de una buena comida nos arriesgamos y en época veraniega le damos un poquito de picante a la vez que frescor a la vida? ¿Qué tal si nos atrevemos con una bebida con una pequeña dosis de alcohol con un fisco de tabasco nos haga la comida más divertida?

Hoy está columna trufera y jareada les habla de mi coctel preferido. Bien, elaborado con la receta original o con variantes en cuanto a sus ingredientes.

Muchas veces, me gusta comenzar una cena con un buen Bloody Mary acompañado de unas aceitunas y como he podido degustar en alguna ocasión con una pequeña tapa de berberechos.

Este famoso combinado a base de zumo de tomate y vodka tiene un título con indudable resonancia histórica. Su nombre podría hacer referencia a la Reina María I de Inglaterra, también conocida como “María la Sangrienta”.

Esta reina recibió tan singular apelativo tras ordenar una cruel persecución contra los protestantes en el siglo XVI a quienes la soberana anuló las reformas religiosas de su padre, Enrique VIII, volviendo así a someter a Inglaterra a la autoridad del Papa, condenando a centenares de dirigentes religiosos, muchos de los cuales fueron ejecutados.

No obstante, el hecho de que el apodo de la soberana recayese en el cóctel fue sólo resultado de la casualidad. Cuando el barman Fernand Petiot, su inventor, sirvió su combinado por primera vez en el Bar New York de París, dos clientes de Chicago dijeron que les recordaba a una camarera de un bar de su ciudad llamado Bucket of Blood (cubo de sangre), a la que apodaban Bloody Mary. Y así, sin querer, quedó bautizada la bebida.

Pues bien, lo cierto es que el verano invita a salir, disfrutar del clima, de una buena comida y de una terraza. En todos los casos, podrá ser bien acompañado por un buen aperitivo.

Será una buena opción abrir la coctelera y añadirle, hielo, zumo de tomate, vodka, zumo de lima, salsa inglesa Worcestershire, un fisco de sal y pimienta y salsa tabasco y, saborear ese fresco picante que nos llevará a disfrutar posteriormente de un gran momento gastronómico.

Hoy no haré alusión a ningún Bloody Mary en particular. Siempre estará bueno con ingredientes de primera, que sean adecuados y como no, con salsa de cariño.

Cambiemos la siempre apetecible caña por un día y démosle la oportunidad a una bebida divertida, ardiente a la par que refrescante y que lleva en su interior un poquito de maldad. Atrevámonos a lo picante y pidamos este verano un Bloody Mary.

Con esto me despido hasta la próxima semana, así que digamos adiós a la columna trufera y jareada de hoy diciendo… ¡Aquí hay tomate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *