• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-platano-de-canarias
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Ruta y menú de Vigilia por la Ciudad de los Adelantados La Laguna, ciudad con una gran tradición religiosa
San Cristóbal de La Laguna, se prepara para una de sus semanas grandes, con el fin de conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.
rosco
Roscos laguneros
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
22 marzo 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Durante muchos meses, San Cristóbal de La Laguna, capital religiosa de la isla de Tenerife, se prepara para una de sus semanas grandes, con el fin de conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Para algunos, el colofón a toda la fe que pone en sus vidas, trabajo relaciones personales y familiares. Para otros, simplemente un acto cultural y social. Pero sobre todo, un símbolo de la Ciudad de los Adelantados. Sus calles se invaden de respeto, silencio y fe. Las imágenes salen acompañadas en procesión por las diferentes hermandades que han orado, pedido ayuda, cuidado y realizado numerosas peticiones, que hacen que el amor y creencias depositados en cada una de ellas, sea capaz por unos días, de unir en este pequeño rincón de la isla, a miles de personas que por una razón u otra, se ven en la necesidad o ganas de acudir en nombre de su creencia.

Es tiempo de rezo, meditación, penitencia y ayuno. Pero de un ayuno, al margen de la carne. Y por ello, la mejor manera de nutrirnos, es un buen caldo de Vigilia antes de una multitudinaria y sobria Procesión de Madrugada. Plato sabroso compuesto de verduras, garbanzos, espinacas y bacalao, que sirve de perfecto acompañamiento para recorrer, a modo de encuentro, los 7 monumentos en busca de la palabra de Cristo.

También hay cabida para lo dulce, y por ello, el  Viernes Santo, se puede acompañar a la Procesión Magna, con un tradicional “rosco lagunero” o una torrija propia de la época. Desde la catedral, y recorriendo a modo de Historia, las calles de La Carrera, Ascanio y Nieves, Nava y Grimón y Obispo Rey, hasta finalizar en su punto de origen. Es una buena ocasión para deleitarse a modo de lentos pasos con los monumentos y majestuosidad que han hecho que la UNESCO le haya concedido a San Cristóbal de La Laguna el reconocimiento de Patrimonio de La Humanidad.

Antes de que caiga la noche, podemos acercarnos a la calle Marqués de Celada 17, “La Tasca de Cristian” y su encantadora casa nos ofrece un rejo de pulpo asado con mojo verde y rojo exquisito o también, unos montaditos de batata con tomate confitado y rulo de cabra de El Guaydil. Será un preámbulo perfecto para acompañar en Silencio, roto por el tintineo de sus campanas, al trono desde la Catedral, hasta la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán.

Tras un sábado de meditación, el Domingo de Resurrección, en la calle Obispo Rey Redondo 55, podemos disfrutar, en un lugar de encuentro muy lagunero, de un desayuno distinguido. Pues solo el entorno que envuelve el Hotel Aguere, a un buen café con leche, un croissant y un poco de mermelada, merece que le regalemos el derecho de dedicarle un pedacito de la mañana. La casa es maravillosa, fue construida en 1760 por D. Cesáreo de la Torre y Ceballos  y transformada en hotel en 1885 por Benjamín Renshaw y constituye un punto de reunión familiar la mar de agradable.

Otra de las opciones es acercarnos hasta la Calle Viana, a la Tasca 61, donde su cocina ecológica nos regala un brunch a base de unas elaboradas focaccias de verdura ecológica con queso fresco de la Mesa Mota, mezcla de cabra y oveja, acompañados de un fresco zumo de fruta de temporada.

Una vez hayamos cogido fuerzas, se puede pasear y envolvernos en el magnífico entorno que nos regala ciudad y acompañar a Jesús Sacramentado junto a hermandades y cofradías.

La Laguna y sus calles, nos aportan durante muchos días, tradición, fe y cultura, que hacen de ella un reclamo histórico y religioso y por supuesto, donde tiene lugar la buena cocina.