• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas La Isla Colombina y sus caprichos gastronómicos El restaurante Caprichos de La Gomera, del gran chef Fabián Mora
Con un ambiente acogedor y vanguardista, con unas cristaleras que ofrecen unas inmejorables vistas hacia el “Gran Azul”, se encuentra este magnífico restaurante, que Fabián Mora ha elevado a la alta cocina en San Sebastián de La Gomera.
Caprichos-de-La-Gomera---02
TRUFAS & JAREAS: La Isla Colombina y sus caprichos gastronómicos Se puede comenzar con una fresca y muy nuestra Ensalada de aguacate con burgados.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
22 junio 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La Gomera, con 369 kilómetros cuadrados de superficie y de morfología casi circular, es la segunda isla más pequeña del Archipiélago Canario. Es conocida también como la “Isla Colombina” por haber sido el último lugar de avituallamiento del almirante Cristóbal Colón, en el viaje hacia el descubrimiento del llamado “Nuevo Mundo” en el año 1492, procedente del Puerto de Palos de Moguer, en Huelva.

La Isla está declarada por la Unesco como Reserva Mundial de la Biosfera con la categoría de “excelente” desde el año 2012. Entre paisajes rocosos, playas salvajes y unos barrancos de ensueño, posee una de las grandes maravillas de nuestro archipiélago, el Parque Nacional de Garajonay, el cuarto más joven del Archipiélago, aunque con una impresionante flora de laurisilva en su no menos impresionante Bosque del Cedro, de la era Terciaria

Pero… no solo de maravillas naturales está colonizada la isla. En ella, el buen yantar, tradicional o vanguardista, tienen un pequeño hueco y merece la pena comprobarlo.

Por fechas de mayo, y aprovechando un viaje familiar planeado desde hacía ya tiempo y siguiendo las recomendaciones de mi buena amiga Yolanda, amante del buen comer y una apasionada de la trufa, tuvimos la oportunidad de disfrutar de una cena inolvidable.

En la capital de la isla, la villa de San Sebastián de la Gomera, con alrededor de 9.000 habitantes, existe un ambiente fabuloso para pasear, tomar un aperitivo, simplemente charlar y, cómo no, disfrutar de buena mesa mientras somos vigilados de manera incesante por la imponente Torre del Conde, la fortaleza militar más antigua conservada en Canarias, que data del año 1450 y cuya construcción fue promovida por el primer Señor de La Gomera, Hernán Peraza, con el fin de defender a los indígenas gomeros de posibles revueltas. En la actualidad, convertida en museo, alberga una interesante colección de cartografía histórica.

Y es que, como los grandes perfumes que se guardan en frascos “chiquititos”, la pequeña pero movida, Villa de San Sebastián esconde entre sus calles una joya de la gastronomía de nuestras islas: el restaurante Caprichos de la Gomera, del reconocido chef Fabián Mora, localizado en el paseo Fred Olsen nº3.

Con un ambiente acogedor y vanguardista, con unas cristaleras que ofrecen unas inmejorables vistas hacia el “Gran Azul”, se encuentra este magnífico restaurante, que Fabián Mora ha elevado a la alta cocina, a base de impregnarse de la historia de la isla y trasladarla a sus productos, olores y sabores, para conseguir llevar sus recetas tradicionales a una serie de platos con aires más renovados, pero sin olvidar en ningún momento los orígenes.

El servicio de sala es excepcional y llevado de manera magistral por Desiré. Ella fue la jefa de sala ideal desde el momento en que llegamos. Cercana, a la vez que profesional, nos aconsejó a la perfección sobre el menú y el vino que maridaría adecuadamente con cada uno de los platos.

Su carta es extensa y de alto nivel, por lo que será difícil ponerse de acuerdo para elegir el menú. Mientras tanto, un aperitivo de la casa a base de degustación de panes y gofio amasado con miel de palma, acompañados por mantequilla casera nos hará algo más fácil la elección.

Se puede comenzar con una fresca y muy nuestra Ensalada de aguacate con burgados. Unos “Fritolays” de morena frita desespinada con mayonesa de gofio serán la antesala de una Pasta fresca con setas de temporada, al dente, de nivel transalpino y un Cordero en “salsa canaria” con toques árabes a base de jengibre y cúrcuma.

La bodega soporta entre sus estantes numerosos caldos canarios de nivel, como el que sirvió de acompañante a tan agradable velada, el Ferrera Blanco, albillo sobre lías, que maridó a la perfección con cada una de las elaboraciones.

Para terminar, hay que dejar hueco para el postre y, aprovechando que estábamos en La Gomera, no pudimos pasar por alto la Mousse de gofio con miel de palma.

Fabián Mora y su equipo pueden estar satisfechos por el trabajo bien hecho con su restaurante Caprichos. Un restaurante de trufas en un rincón de una pequeña, pero, encantadora isla, donde el tiempo se detiene y que cautiva con cada minuto que se pasa en ella. Sin duda una visita obligada si hacemos una parada por la Isla Colombina.