• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Chicharrones Receta
imagen-patrocinador-comeztier
CHICHARRONES_RECEl chicharrón – la parte más grasa del cochino, pegada a la corteza y parte de la corteza misma- es una tapa muy popular en toda Canarias. Si hay algo en Canarias, y a buen seguro en toda esta España nuestra, que se aproveche es el cerdo, tras esa célebre matanza del cochino. Tanto es así que en Canarias aprovechamos hasta la grasa, el tocino. Con él hacemos los chicharrones, un plato tan sencillo de preparar como lo es el contar con un buen trozo de tocino, una sartén, y claro, fuego. Para comerte unos chicharrones canarios, sólo tendrás que trocear en pequeños dados el tocino, y poner una sartén al fuego, los chicharrones se harán en su propia grasa, y estarán listos cuando tengan una presencia frita y más bien seca. Para terminar de presentarlos, lo bueno es ponerlos en una bandeja con servilletas para que caiga la grasa que resta. A saborear los chicharrones de nuestras Islas, ah, si quieres un toque palmero o gomero, pásalos por gofio. A comerse esa tapita de chicharrones casera. La que aquí les ofrecemos es una especialidad herreña. Si le quitan el azúcar, quedará como suele tomarse en cualquier lugar del Archipiélago.
Ingredientes:
Para 8 personas
Relación
Cantidad
Grasa y Tocino de cerdo
Al gusto
Gofio
Abundante
Azúcar
Igual cantidad de gofio
Elaboración:
  • Por lo general, la grasa se tiene un tiempo en agua y, antes, se limpia de las posibles adherencias de sangre y carne que pudiera contener. Se lava bien y, luego, se seca antes de proceder a su preparación.
  • Necesitaremos una sartén o caldero semejante donde pondremos el ingrediente principal cortado a cachitos pequeños (hay quien lo pasa por la máquina de picar carne), sin más aditivos.
  • A fuego vivo, esperamos que se vayan haciendo, moviendo, muy frecuentemente, con un utensilio de madera.
  • Cuando estén dorados y chisporroteen, se sacan procurando que suelten su propio aceite y se pasan por una mezcla, a partes iguales, de gofio y azúcar.
  • Se consumen, preferiblemente, calientes. O, por lo menos, templados