• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas ¡Uno de pollo! El Bar Imperial ha supuesto un lugar donde se han celebrado grandes citas de nuestra Tierra y un punto de partida de la noche carnavalera.
En la Plaza de la Paz existe un rincón donde el calor de su plancha, el sabor a la tradición y un ambiente único lo hacen un icono gastronómico de Santa Cruz de Tenerife.
161109-bocadillo-de-pollo-del-imperial
El popular y tradicional bocadillo de pollo del Bar Imperial • El Bar Imperial, Manolo, su bocadillo de pollo y su ambiente son una leyenda en la capital chicharrera en donde los años y el buen hacer lo hacen único en la ciudad.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
09 noviembre 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La Rambla de Santa Cruz supone una vía de acceso para todos aquellos que se adentran en la capital chicharrera desde fuera la ciudad. Para los habitantes de Santa Cruz constituye no sólo una calle con mucho tránsito y tráfico, sino una de las mejores y más bonitas vías de la ciudad y un elemento principal en la vida cotidiana de Santa Cruz de Tenerife.

Sus magníficas mansiones y edificios antiguos que la vigilan desde sus costados son un atractivo visual para todo aquel que decide pasear por la larga avenida peatonal que atraviesa la urbe desde la Plaza de la Paz hasta la Avenida de Anaga, actualmente Avenida de Francisco Larroche.

La Rambla constituye uno de los grandes pulmones de Santa Cruz de Tenerife. En ella existe una mezcla, siempre agradable de paseantes, padres con niños y grupos de gente que se reúnen en torno a alguno de sus bancos y quioscos para intercambiar formas de pensar o simplemente tener una tertulia en cualquier momento del día.

Justo al inicio de la Rambla, al final de la Avenida de Asuncionistas, en la Plaza de la Paz, existe un rincón que constituye uno de los grandes estandartes de la gente chicharrera. Un lugar que ha supuesto un punto de reunión ante citas importantes en la Historia de la ciudad. Un sitio en donde se han celebrado ascensos de nuestro equipo y ha supuesto, año tras año, el punto de partida de las mascaritas que comienzan su camino hacia el centro donde el Carnaval les espera con unos Billo`s Caracas Boys al son de “Santa Cruz en Carnaval”.

En él y en su barra se pueden conocer miles de historias de nuestra Santa Cruz antigua y de lo que ocurre constantemente en torno a sus calles y que todos y cada uno de los que lo visitan se encargan de intercambiar con Manolo y compañía.

El Bar Imperial es uno de los lugares más míticos y tradicionales de Santa Cruz de Tenerife.  En su plancha, se elaboran diariamente incontables bocadillos, a los que el calor de la misma, así como el sabor de la tradición los hace inigualables y una seña de identidad de la gente chicharrera.

Su bocadillo de pollo, tan famoso a lo largo de los años, ha pasado por el pensamiento y sentidos de generaciones y generaciones, teniendo cada año que pasa, el mismo sabor y provocando la misma sensación en todas y cada una de las personas que lo prueban. Probablemente se trata del mejor bocadillo de pollo de la isla y merecedor del premio al mejor bocadillo en certámenes como el del último III Salón Gastronómico de Canarias Gastrocanarias, donde su presencia hubiera puesto en muchos apuros a cada uno de los miembros del Jurado allí presente.

Son ya muchos los años que han pasado desde que puse por primera vez el pie en el Bar Imperial, con gente que intercambia opiniones de nuestro tan querido “Tete”, o miran atentos un partido de la jornada de fútbol, o simplemente quedan para ir a echarse algo antes de una sesión de cine en el clásico Cine Víctor.

En todas y cada una de las ocasiones la película ha sido la misma. Un ambiente de bar de lo más apetecible, divertido, con grupos de gente que se conocen los unos a los otros y que se reúnen allí para charlar y con un bocadillo a la plancha que sabe igual en todos los bocados que han pasado por nuestro sentido del gusto año tras año, conservando así el sabor de la tradición.

El Bar Imperial, Manolo, su bocadillo de pollo y su ambiente son una leyenda gastronómica en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Los años y el buen hacer, acompañado del ambiente que lo rodea, lo hacen único en la ciudad.

Nunca es mal momento para un buen bocadillo, así que hoy no voy a cocinar y me voy a “echar” un buen bocata en la barra y ningún sitio mejor que en nuestro tan amado Imperial. Un lugar muy de trufas y jareas.