• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-platano-de-canarias
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Una isla de estrellas La isla de Tenerife dispone de cinco estrellas otorgadas por la Guía Michelin
M.B de Martín Berasategui, en el hotel The Ritz Carlton Abama, Restaurante Kabuki, ubicado en el mismo establecimiento, el Restaurante Kazan, de Santa Cruz de Tenerife y El Rincón de Juan Carlos, son los restaurantes con Estrellas Michelin 2016
mbsanagustin
Aspecto de parte de la gran sala del restaurante MB Abama en Guía de Isora Son cuatro el número de restaurantes tinerfeños que cuentan con el reconocimiento más prestigioso del mundo
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
Santa Cruz de Tenerife, 9 de marzo de 2016
09 marzo 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tenerife tiene su punto más alto tres mil setecientos dieciocho metros más cerca de las estrellas. Sin embargo, no hay que ascender hasta cotas tan altas para poder llegar hasta ellas.

Casi a nivel del mar, en nuestra propia tierra, tenemos la suerte de disponer de cinco estrellas otorgadas por la prestigiosa Guía Michelin, que para el pequeño territorio que abarca Tenerife, aunque sea la isla más grande del archipiélago canario, es mucho.

Podemos comenzar por la capital, en cuyo centro posee una maravilla de la cocina nipona el restaurante Kazán, dirigido por su propietario, Fran Relea, donde el chef Tadashi Tagami hace maravillas con la gastronomía de la “tierra del sol naciente”. Su inigualable Usuzukuri de pez blanco con trufa, o una variada degustación de nigiris marca del chef, el fusionado Tartar maguro (maguro con chips de papa negra), o simplemente el mejor Sashimi de toro, hacen de él, un lugar para el disfrute, el relax y, sobre todo, no pensar en nada más que en buena cocina.

Con una merecida Estrella Michelin en su haber, Fran Relea y su equipo del Kazán, con el chef Tadashi Tagami como jefe de cocina, han conseguido hacer de este restaurante, el referente gastronómico en Santa Cruz de Tenerife. Hay que decir que no sería lo mismo sin la imprescindible aportación del gran Manuel Crusellas, su jefe de sala, popularmente conocido como “Lolo”. Él es uno de los grandes secretos de este restaurante. Siempre con buena cara y profesional amabilidad, no perdiendo de vista ninguno de los pequeños detalles que hacen de Kazán un lugar muy especial.

Podemos continuar por el litoral sur de la Isla, hasta llegar al municipio de Guía de Isora. Tendremos que usar nuestras mejores galas para ir al teatro. No se trata de un lugar donde acudiremos a escuchar una ópera o disfrutar de una comedia. Hablamos de Kabuki Abama, ubicado dentro del The Ritz-Carlton Abama Hotel & Resort. El otro representante de la cocina japonesa de nuestra tierra, galardonado también con una de las tan ansiadas Estrellas Michelin, se acerca a la perfección.

En él y teniendo en cuenta la etimología de su nombre, nos encontramos en el interior de un teatro donde los actores, dirigidos por Ricardo Sanz y capitaneados por el chef Daniel Franco, nos hacen reír, bailar y aplaudir en todos y cada uno de los “actos gastronómicos” en los que se basa su menú de degustación. Empezando por el primer acto de aperitivos y trasportándonos por lo mejor de las islas asiáticas, con “actos” fríos y calientes y finalizando la función con unos postres de quitar el hipo.

Dejando el Abama, al que volveremos para pasar otra velada inolvidable, podemos continuar para el sur de Tenerife, hacia la Playa de Los Gigantes, en el municipio de Santiago del Teide donde, además de disfrutar de las maravillosas vistas que nos regala su atractivo geológico, el Acantilado de Los Gigantes, haremos parada en una encantadora plaza en medio del Pasaje de Jacaranda, un lugar entrañable, en el que existe un pequeño gran restaurante, al que este año la Guía Michelin le ha otorgado su primera Estrella, todo un reconocimiento al trabajo bien hecho, a la buena cocina y a la tradición familiar.

Los hermanos Padrón León (Juan Carlos como jefe de cocina y Jonathan como maestro pastelero) y su familia, han hecho de “El Rincón de Juan Carlos” algo sublime. Su “Menú de Degustación” es para quitarse el sombrero. Tres horas de alta cocina, desde los entrantes como el Crujiente de calamar, pasando por los Raviolis de queso Flor de Guía con caldo de lenteja o su Versión veraniega de la trufa. Más que merecida la estrella que estrena desde el última revisión de la Michelin.

Volviendo para rematar el día y pasar noche en The Ritz-Carlton Abama, hay que dejar el broche de oro a la excelencia. Porque en estas líneas se habla de un nivel sobresaliente, el que tiene con dos Estrellas Michelin el restaurante M.B. Abama, dirigido por el maestro Martín Berasategui. Aquí el chef Erlantz Gorostiza, que ejerce como Jefe de Cocina, y su equipo nos ofrecen una película de tres horas de cocina con mayúsculas. Un servicio de sala magistral, con Roberto Castro al frente, y bodega superior con una carta de vinos muy bien seleccionada por su sumiller, Joan Casa Juana, sirven para armonizar de la mejor manera un sublime menú servido a mesa completa.

Los aperitivos son extraordinarios, con una degustación de panes y de mantequillas, para ir apareciendo pequeñas dosis de alcohol que nos abrirán el apetito por medio de un divertido Whisky-sour de fruta de la pasión, una original Sandía en sangría, o una fresca Caipirinha de fresas. Su versión de Steak tartar en cono crujiente de parmesano o un Bonito escabechado con esferas de guindilla, son realmente fabulosos.

Como no podría ser de otra manera, los postres están a la altura del doblemente estrellado establecimiento y nos ofrecieron un prepostre de Esencia fría de albahaca con sorbete de lima, para terminar con una Tosta de naranja, aceite y clavo. Esto es un pequeño resumen de lo que puede enseñarnos el M.B. en una sola comida porque, como bien indica el significado de las dos estrellas que alberga, bien merece otro desvío.

Sin duda, gastronómicamente hablando, Tenerife tiene mucho que ofrecer. Comenzando por la cocina más tradicional, hasta llevarnos a las mismísimas estrellas de la Gastronomía.