• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-platano-de-canarias
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas TRUFAS & JAREAS: En modo Talent Show Gastronómico Gratificante experiencia como jurado de un evento gastronómico
“El campesino, la conejera y su huerta de picón”, bocadillo ganador del III Campeonato de Bocadillos Canarios de Autor – Gran Premio INGAPAN Canarias
Bocadillo-ganador
“El campesino, la conejera y su huerta de picón”, bocadillo ganador del III Campeonato de Bocadillos Canarios de Autor – Gran Premio INGAPAN Canarias • Descripción y satisfacción por la experiencia vivida
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
08 junio 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El día 24 de mayo de 2016, comenzó en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife el evento gastronómico por excelencia en nuestro archipiélago, el III Salón Gastronómico de Canarias, Gastrocanarias 2016. Ese mismo día, en mi lugar de trabajo, recibí un mensaje en mi móvil que me hizo muchísima ilusión. José Carlos Marrero era el remitente y me pidió acudir como miembro del jurado para uno de los concursos gastronómicos celebrados en el Salón, el concurso al mejor bocadillo de autor de Canarias.

Era la primera vez en mi vida que iba a acudir como jurado a un evento de este tipo y, al tratarse de un acto dedicado a este arte o mundo que tanto me gusta, apasiona y divierte de la Gastronomía, claramente acepté la aventura y por tanto, añadir otra experiencia más a mi vida en este nuevo periplo que ando llevando a cabo desde hace ya un tiempo fuera de mi profesión real, tan alejada de este mundo culinario.

A las 10:30 horas de la mañana, del 26 de mayo, salí de mi casa rumbo al Recinto Ferial. Allí me esperaban José Carlos Marrero, Cristina Placeres y el resto del grupo de redacción de Gastrocanarias. Tras hablar con ellos unos minutos, acudo a mi puesto en el jurado donde me iban a acompañar personas muy célebres en la gastronomía de nuestras islas. Un total de cinco personas fuimos las afortunadas para formar parte de este tribunal culinario. Ahí estaban Iago Encinas, Director General de INGAPAN Canarias, empresa organizadora del concurso, el Chef Alberto González Margallo, 2º clasificado en el 10º Campeonato de Cocineros de Canarias 2015 y Chef y copropietario del Restaurante San Sebastián 57 y su Wine – Bar, actualmente uno de los referentes gastronómicos de nuestra capital, la Chef Laura Nieto, del Hotel Iberostar Anthelia, Laura Docampo, periodista gastronómica y personaje influyente en la Gastronomía Canaria, el bueno de Javier Melián, representante de Academia de Gastronomía de Tenerife y yo, Juan Antonio Hernández Ponce, un gran aficionado a este mundo, que un día decidió aportar su granito de arena escribiendo en una columna sus experiencias sobre productos gourmet o tradicionales, en forma de Trufas y Jareas.

El evento fue presentado magistralmente y de forma muy dinámica por Cristina Hernández, responsable de masquetendencias.com y persona muy influyente en el mundo gastronómico de nuestro archipiélago. Ella le dio la suficiente energía para que cada aspirante estuviera en “tensión” durante todo el tiempo concedido para la realización de sus elaboraciones.

Y como si de un jurado del tan influyente “talent show” Master Chef se tratara, nos acercamos a los concursantes para interesarnos por la receta, destreza culinaria y entrar un poco más en contacto con los verdaderos protagonistas de esta historia, los Chefs.

5 fueron los finalistas, pero solo uno pudo ser reconocido como el mejor.

Daniel Castro Espinar, procedente de Gran Canaria, cocinó “El bocadillo de los asaderos”, una elaboración que hacía honor a su tierra y platos y productos típicos de allí. Era una hamburguesa de pata asada de cerdo ahumado, acompañada por una mousse de queso de Valsequillo, cebolla caramelizada, una Brunoise de tomate seco y una salsa de vino tinto roble, Aleyda en este caso, DO Tacoronte – Acentejo.

El segundo y tercer concursante del certamen, eran dos representantes de la Isla invitada, La Gomera, y cocineros del Hotel Jardín Tecina situado en Playa Santiago.

Por un lado, Iván González Mederos, quien nos ofreció un “Brezo and Fish”. Un bocadillo de ventrecha de barrilote sopleteada en escabeche de frambuesa y tomate, brotes verdes con aguacate, sus migas de caviar gomero con ligeros recuerdos a brezo, crema de queso y ñame

Y Christian Manuel Gómez González, quien elaboró un bocadillo de cochino negro con queso ligeramente ahumado y chips de plátano, con una presentación espectacular, con terminación final en la mesa del jurado, al añadir un fondo de gomerón, sobre callados hirviendo en el fondo del plato

Dos aspirantes más fueron los responsables de deleitarnos y hacernos disfrutar y divertirnos en este evento, Andrea Ravasio desde Tenerife y Sarai Cabrera de Fuerteventura.

El primero se lució con un magnífico, bonito y sabrosísimo bocadillo bautizado “El campesino, la conejera y su huerta”, a base de conejo en salmorejo, sobre una tierra de aceitunas negras y zanahorias y puerritos baby.

La segunda nos hizo vibrar con un magnífico “bocata de calamares”, con su jarea, que nos recordó a un apacible día en la plaza mayor de Madrid, con un buen vermut de grifo. Lo más importante es que nos hizo viajar y estaba riquísimo.

Pues en plan Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo Nájera, grandes nombres de la Gastronomía Nacional, nos pusimos a deliberar, teniendo en cuenta la técnica, higiene, receta y presentación, pero sobre todo como siempre y motivo de estas líneas, su sabor y ante todo, que fuera un bocadillo. Y es que no hay nada tan apetecible como un buen “bocata” un sábado por la mañana en cualquiera de los míticos de Santa Cruz.

Y es que hacer un bocadillo, a priori no tiene ciencia, pero, ¿conseguir que esté bueno? Que cuando sea mordido genere tal recuerdo que se convierta en un obligatorio en tu mente por los días de los días y que haga que pocas veces quieras innovar. Pues de eso se trataba este campeonato. Consistía en hacernos sentir un sabor que provocase un viaje al Sur de Tenerife con el fin de comer un bocadillo de conejo en salmorejo, o hacernos sentir como si en Fuerteventura nos encontráramos, con ese olor a mar en El Cotillo, con sus jareas, tan importantes en el origen de esta columna.

Solo uno fue el afortunado a escribir su nombre en el palmarés de la “Champions League” de los bocadillos canarios. Solamente uno fue el ganador del reconocimiento al mejor bocadillo de autor de Canarias 2016 y ese fue Andrea Ravasio, del asador de cocina moderna Monkey Bar & Grill.

Tras líneas de descripción y satisfacción por la experiencia vivida, habrá que desplazarse al sur de la Isla. Allí nos espera un buen conejo en salmorejo en forma de “bocata”. Un bocadillo muy de trufas y jareas.