• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Oro, Incienso y Mirra, mejor acompañados por un buen dulce Un paseo por la Historia de un dulce de “Reyes”
El Día de Reyes es el día de los niños y de su ilusión y, no hay nada más típico que disfrutarlo en familia tomando un roscón de Reyes con chocolate caliente.
eci-roscon-de-reyes-2017-blanco
El roscón de Reyes, una tradición navideña que es acompañada de un buen chocolate caliente • El roscón de Reyes está extendido por muchos países y, aunque no se hace de la misma forma, la tradición es la misma.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
04 enero 2017
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El próximo viernes es para muchos el mejor día del año. Es el día de los niños por excelencia. Desde muy temprano las ciudades se preparan para la llegada de los Tres Mágicos de Oriente, que harán realidad las ilusiones que millones de niños han puesto en ellos, y que les dejarán sin poder casi dormir, impacientes por abrir los miles de regalos que los Reyes son capaces de dejar a lo largo de la noche en cada casa.

Para poder llevar a cabo su cometido necesitarán cargar energías. Para ello, cada familia les dejará, a modo de agradecimiento a su gran labor, agua que los hidrate, un poco de turrón y un fisco de licor que les de calor en las frías noches que tendrán que soportar a los lomos de sus camellos.

El Día de Reyes es uno de los más bonitos del periodo navideño y un día lleno de costumbres, felicidad, unión familiar y, aunque no lo parezca, toda una maratón.

Carreras por terminar los últimos recados, grupos de amigos que se reúnen como cada año para “tomar algo” en las calles de las ciudades llenas de color y alegría, una emocionante llegada de los Reyes Magos, que dejará sin palabras a millones de niños que correrán impacientes para conseguir la mejor butaca del teatro en el que se convierten las calles de las ciudades en forma de cabalgata, cenas familiares y copas antes de ir a dormir en espera del “Gran Día”.

El Día de Reyes es ante todo un día de tradiciones, alegría y costumbres y, como en cualquier día de costumbres la gastronomía siempre está presente y no hay nada más típico de un Día de Reyes que comerse el roscón de Reyes en familia, acompañado de un buen chocolate caliente.

¿Y, qué es el roscón de Reyes?

Se trata de un bollo dulce redondo, que imita la forma de una corona, adornada con fruta cristalizada de colores, que puede ir relleno de nata, trufa, moca, chocolate, o simplemente sin relleno. En su interior, existen sorpresas a modo de haba o de rey, que serán las responsables de que a los desgraciados haberos les toque apoquinar el precio del roscón o de coronar a los afortunados que muerdan un duro rey.

¿Tiene que ver su procedencia con la ofrenda que hacen los Reyes Magos al Niño Jesús en forma de oro, mirra e incienso el día 6 de enero?

El origen del roscón de Reyes está relacionado con una fiesta romana en la que se llevaba a cabo un sacrificio en el Templo de Saturno, las Saturnales Romanas. En estas fiestas, en honor al dios Saturno, los romanos celebraban los días más largos del año, que empezaban a venir tras el solsticio de invierno. Para festejarlo, se elaboraban unas tortas redondas de higos, dátiles y miel, que serían repartidos a partes iguales entre plebeyos y esclavos.

En España, la costumbre de comer el roscón de Reyes el 6 de enero, día de la Epifanía, tiene su origen en una fiesta cristiana del siglo XI conocida como el rey del haba.

En ella, se elegía a uno de entre los niños más pobres de un pueblo. Se le coronaba rey de la Epifanía y se le otorgaban vestidos, regalos y manjares.

Ese mismo día, las familias en los hogares lo celebraban elaborando un gran roscón que escondía un haba, una moneda y un objeto. A quien le tocaba, era coronado rey y presidía la mesa.

El roscón de Reyes está extendido por muchos países y, aunque no se hace de la misma forma, la tradición es la misma.

Portugal y su bolo Rei, Francia con  le gâteau des Rois, también llamado couronne des Rois, idéntico al roscón, y la galette des Rois, propia del norte del país, Méjico o Colombia celebran el día de Reyes con un dulce, una torta, una rosca, o roscón.

Esta semana es la semana de los niños, de su ilusión, de su cara de asombro, que solamente los Reyes Magos son capaces de provocar. Es una semana mágica, con un día de celebración y no hay mejor manera que hacerlo en familia alrededor de un buen roscón.

2 Responses to Oro, Incienso y Mirra, mejor acompañados por un buen dulce

  1. Juan Lacalzada dice:

    Muy interesante el artículo y sorprendente en su contenido. No tenía hasta ahora ni idea de todo el significado del Roscón de Reyes. Muchas gracias

    • Juan Antonio dice:

      Hola Juan. Perdona por no haberte respondido a este mensaje. No había visto que lo habías escrito. Muchas gracias por tu aportación. La verdad es que lo mejor que tiene este mundo tan separado del nuestro, es que hace que uno se embarque fuera de la rutina habitual y aprenda muchas cosas sobre otros entornos apasionantes y eso es lo que me ha pasado a mi gracias a Gastrucanarias y a Trufas y Jareas.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *