• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas La mejor compañía El maridaje es el arte de "casar" a la comida con la mejor de sus parejas.
La época veraniega en nuestras islas supone un tiempo ideal para disfrutar de un menú fresco a base de productos de nuestro Océano. Para ello será ideal acompañarlo con el mejor vino.
trufasyjareas-artifice
"Artífice Vidueños", de Borja Pérez Viticultor, supone la perfección, consiguiendo llegar a lo más alto de la Guía Robert Parker y la Guía Peñín.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
03 agosto 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Llegado el verano, las Islas Canarias afrontan su época fuerte en cuanto a afluencia de turistas y visitantes se refiere. La gente local aprovecha para salir y darse un buen baño en esas aguas frescas que aporta el Océano Atlántico y que ayudan, mejor que en ningún sitio, a combatir las altas temperaturas. Se genera un ambiente tal en las principales zonas turísticas, que existen momentos en los que no cabe ni un alfiler.

Pero nuestras islas no sólo suponen un reclamo turístico de sol, playa y fiesta. Las siete afortunadas de la Macaronesia son un referente nacional gastronómicamente hablando y suponen un destino de lo más idóneo para disfrutar de la buena mesa.

Las altas temperaturas a veces nos dejan un poco más “aplatanados” que de costumbre e incluso muchas veces sin un hambre voraz, pero hay que nutrirse y lo mejor es hacerlo bien y por tanto, elegir el mejor menú que se adapte a la época veraniega y buscando, por supuesto, el maridaje más idóneo para el plato en cuestión.

Cuando salimos a almorzar un día cualquiera del verano isleño, será prácticamente imposible dejar de pensar en una buena tapa de camarones mirando al mar en cualquier chiringuito de playa, o en algún restaurante de zonas costeras, en los que para muchos este plato será siempre saboreado como un absoluto manjar.

Para ello, habrá que maridarlo a la perfección. ¡Qué mejor acompañante para este momento que una caña bien tirada y lo más fría posible!. Seguramente no habrá ni un solo vino capaz de producir esa sensación tan placentera que generará en nuestro cuerpo el primer sorbo de esa cerveza casi congelada.

El maridaje es el arte de “casar” la comida con la mejor de sus parejas, en lo que a bebida para acompañar se refiere. Ahora, últimamente algunos, (con perdón) fundamentalistas del lenguaje “de género” creen que en vez de “maridar” (que podría entenderse como machista) o “esposar”, se debería utilizar la palabra “armonizar”. Ustedes son inteligentes y sabrán elegir la palabra que estime mejor y más oportuna. En cualquier caso, un buen vino bien elegido, suele ser el acompañante perfecto para armonizar una comida.

El arte de maridar o armonizar es una habilidad. En los restaurantes el sumillier es el encargado de hacer que cada plato sea armónico o acorde con cada vino que lo acompañe, pero puede llegar el día en que tengamos que ser nosotros los anfitriones o la persona con más experiencia gastronómica de un grupo de comensales y, como consecuencia, el responsable de elegir un vino acorde con las elaboraciones que constituyan el menú y, por tanto, el culpable de que el mismo guste o no.

El verano de las Islas favorece un menú fresco a base de productos marinos de nuestro gran azul o carnes poco calóricas, por lo que unas nociones de enología podrían ser las que nos ayuden a tener un momento exitoso al elegir el caldo en cuestión.

Con las altas temperaturas, ¿qué elaboración puede entrar mejor que un buen salpicón con producto de nuestras costas?. Serán ideales vinos blancos jóvenes para un tiempo cálido y comidas ligeras.

Un blanco seco o un rosado seco serán las compañeros idóneos para “el matrimonio”, así que un Sauvignon Blanc o un verdejo joven, sin demasiada complejidad, irán que ni pintados para un menú a base de mariscos o pescados poco grasos.

La uva Sauvignon Blanc tiene su origen en las regiones francesas de Burdeos y el Alto Loira, donde se dice que la Sauvignon Blanc llega a alcanzar la perfección. No obstante, en nuestro territorio nacional podemos encontrar esta variedad en caldos de altísima calidad.

Habrá que viajar a Extremadura, donde “Bodegas Habla” ha conseguido elaborar un blanco elegante con un intenso aroma varietal, característico de la Sauvignon blanc, con toques de espárrago, mango, hoja de tomate y boj o boxus. “Habla de ti” es un vino elegante y muy femenino, que armoniza a la perfección con muchos tipos de comidas, fácil de entender e ideal para disfrutar de él en cualquier ocasión.

La uva verdejo es considerada por algunos como la mejor uva blanca cultivada en la Península Ibérica. Se emplea principalmente en la elaboración de vinos monovarietales y es considerada como la variedad principal de la Denominación de Origen Rueda (una de las pocas denominaciones de origen especializadas en la elaboración de vinos blancos).

“Verdeo” de Bodegas Torres (D.O. Rueda) será un buen compañero para un menú fresco veraniego y sin demasiadas complejidades ni calorías. Joven, actual y fresco, este Verdejo 100%, de bello color amarillo claro con reflejos verdes, es un vino muy fragante, con notas florales a melisa y un fondo que recuerda a la fruta de la pasión. En boca da una excitante acidez frutal y una nota vegetal a hinojo, muy característica de la variedad.

Tras un aperitivo muy marino y elegante, habrá que terminar menú con un poco de pasta veraniega trufada o con un magnífico pescado como el rape o el rodaballo. Un albariño cultivado sobre sus propias lías, o un vino autóctono de nuestra tierra elaborado en barrica le darán ese aroma a océano que nuestras costas o las gallegas son capaces de aportar.

Un muy elegante “Nana Albariño 100%”, elaborado en barrica, de Attis Bodegas y Viñedos, será el acompañante perfecto para cualquier plato venidero, sea cual sea el producto principal. Un vino la mar de bueno producido en Pontevedra en una bodega cuyos viñedos poseen su zona de elaboración bajo tierra, escarbada en piedra granítica, que le aporta el fresco necesario durante todo el año para conseguir un magnífico caldo madurado en barricas, que hará que el fin del acto sea para recordar. De color amarillo intenso con ribetes verdes, posee en nariz un aroma a fruta blanca fresca con sutiles toques cítricos que le aportan una frescura única.

Pero estando en Canarias no podemos dejar en el tintero el magnífico, a la vez que peculiar, viñedo canario. Única en el mundo por poseer una orografía y uvas muy singulares, nuestra tierra nos regala unos vinos válidos para cualquier momento.

“Artífice Vidueños”, de Borja Pérez Viticultor (D.O.P. Ycoden-Daute-Isora), supone la perfección. Borja Pérez ha conseguido llegar a lo más alto de la Guía Robert Parker y Guía Peñín y nos ofrece un caldo procedente de un viñedo a 50 metros del Océano que rompe en San Juan de la Rambla, con Gual, Marmajuelo y Albillo. En nariz es de fuerte personalidad con fruta fresca y plantas de aromas entre rocas.

¿Qué sería de una buena comida sin un buen vino que la acompañe?. ¿Qué sería de los grandes restaurantes sin un sumiller que aconseje sobre el mejor vino posible?. La realidad es que una buena comida sin vino nunca será igual, así que… habrá que buscar el mejor acompañante.