• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-platano-de-canarias
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas La cuesta de enero, un sábado como ningún otro Un paseo gastronómico por las calles de Santa Cruz de Tenerife durante la cuesta de enero
Santa Cruz de Tenerife tiene una oferta gastronómica para todos los bolsillos que permite disfrutar de la buena mesa durante la cuesta de enero.
160706-tasca-de-la-mar-el-mero-2
• En Santa Cruz de Tenerife, existen múltiples propuestas y posibilidades para salir a la calle y deleitarse de la buena mesa para todos los bolsillos.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
11 enero 2017
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tras el periodo navideño toca volver a la normalidad. Las ciudades dejan de tener ese ambiente de color que le aporta la gente que pasea diariamente por ellas, acompañadas por la iluminación de las muchas luces que cuelgan de lo alto de las calles. Todo esto, junto con el hecho de que no existen comidas de empresa, compromisos familiares, ni todo aquello que engloba la gastronomía durante la Navidad, hace que el mundo de la Hostelería deba enfrentarse a la realidad que lo acompaña durante la mayor parte del año.

La cuesta de enero es el nombre que reciben en países, como España y México, el conjunto de subidas de precios, tarifas y tasas que suceden al inicio de cada año y que afectan a la capacidad de compra de los consumidores.

En Santa Cruz de Tenerife, independientemente de la cuesta de enero y, de la cruda realidad a la que hay que adaptarse, existen múltiples propuestas y posibilidades para salir a la calle y deleitarse de la buena mesa para todos los bolsillos.

Santa Cruz de Tenerife es tranquila y apetecible para disfrutar de un buen paseo, que desde la Rambla de Santa Cruz hasta el Centro permite aprovechar el día para gozar de su gente y calles, así como del buen yantar.

En Pasaje Sitja 20, esquina con Calle Juan Pablo II (Antigua 18 de julio), se encuentra el Bar el Dieciocho, donde se agolpa gente de todas las clases y gustos con el fin de degustar a un precio de lo más razonable una de las mejores ensaladillas de Santa Cruz. Su cremosidad y sabor no pasan desapercibidos jamás por los conocedores de esta tapa, que hace que un sábado como ninguno cualquiera, uno se desplace solo por un bocado de ese pedazo de papa y mayonesa tan bien ensamblados.

Una ración de unos magníficos y ya casi extinguidos tollos de El Puntero, en Calle San Clemente nº 5, siempre acompañados de su ambiente ya marca de la casa y que ha permanecido en el tiempo de la misma manera durante más de 60 años de antigüedad. Esta mítica casa de comidas invita a regocijarse en una atmósfera de lo más local en pleno centro capitalino.

Sin olvidamos de la tradición y nuestros sabores de siempre, se puede degustar algo más urbano y contemporáneo para lo que Santa Cruz ofrece varias posibilidades.

Con un local de lo más vanguardista, en la calle La Luna nº 8, Kokken Gastrobar nos da la posibilidad de probar una cocina de mercado a precios de lo más adecuados. Unas croquetas de ibérico, una musaka de pato o un lomo de bacalao a baja temperatura con puré de papa a la vainilla serán algunas de las muchas opciones que este pequeño rincón de buena cocina es capaz de ofrecer.

Sin desplazarnos demasiado, se puede optar por exprimir el encantador y concurrido ambiente de la Plaza Ireneo González. En ella, una mezcla de gente de todas las edades y niños se amontonan en alguna de sus agradables terrazas. En el nº 5, Cortxo Gastrobar ofrece unas bravas al más puro estilo de la tasca española, una pizarra de quesos o un almogrote casero, que den paso a unos palitos de morcilla de Burgos, para terminar con lomito de bacalao con ligero pil pil, batata asada y espuma de ajo tostado.
Son muchas las posibilidades que nos da este pequeño local de lo más vanguardista donde el buen hacer y la calidad de sus tapas lo hacen una de las mejores opciones para divertirse en compañía de una buena comida.

De la Mar el Mero, en Calle de La Rosa nº 11, con Paquita a la cabeza, nos da la posibilidad de trasladarnos a Huelva con unas magníficas gambas, a Italia con una lasaña de verduras o de lo que la casa decida para la ocasión y unos embutidos ibéricos acompañados de la mejor caña al más puro estilo de barra de nuestras, producto nacional, las tascas.

La cuesta de enero nos azota cada inicio de año, hace que nuestra economía se tambalee, pero siempre se puede encontrar, durante un sábado como ninguno cualquiera, algún pequeño rincón de la capital chicharrera donde podamos superarla acompañados de buena mesa.

Con esto y como cada miércoles me despido con mucho sabor hasta la semana que viene, cómo si no, entre trufas y jareas

4 Responses to La cuesta de enero, un sábado como ningún otro

  1. Blanca dice:

    COMO siempre magnifica columna,da gusto leer

  2. José Ramón dice:

    Así Enero se hace cuesta abajo!!
    Gracias por las recomendaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *