• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas La Bola: Un restaurante que se autodenomina gastroguachinche. Fue Ganador del Campeonato de España de Tapas - Gourmetapa 2014
En la casa de comidas La Bola se reinventa el últimamente prostituido concepto de guachinche, y se transforma la cocina tradicional canaria con una visión más renovada, basada en productos locales de primerísima calidad
2016-07-11-23.53.14-H
Tartar de atún fresco con aguacate, jengibre y cebollas rojas en La Bola • Desde el principio hasta el final la oferta de La Bola es una auténtica montaña rusa de sabores autóctonos.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
12 julio 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Aprovechando la visita de un gran amigo de la Ciudad Condal, Oriol Nebot Ventura, farmacéutico de profesión y enamorado de nuestra tierra y su “seseo”, a la que considera su segunda casa, nos desplazamos acompañados por un grupo de amigos a la parte norte de la , para recalar en una esquina de la carretera general del norte, en la Matanza de Acentejo.

Hacía un día estupendo, con una temperatura propia del Archipiélago, que iba a hacer que nuestro periplo gastronómico fuera la mar de agradable.

La Matanza de Acentejo, cuyo nombre se debe a la batalla que tuvo lugar en ella entre castellanos y guanches en el siglo XV durante la conquista de la isla y que se saldó con victoria para los segundos, esconde un rincón para el deleite y probablemente un diamante en bruto de nuestra gastronomía actual.

Para muchos pasa desapercibido, pero la enorme calidad de su comida hace que esté en la mente de numerosos conocedores de su buen hacer culinario. Se trata del autodenominado gastroguachinche y casa de comidas La Bola, que dirige en la cocina el chef Jorge Bosch.

Situado en una esquina frente al Mercado del Agricultor de La Matanza, la casa de comidas alberga en su interior una de las probables mejores joyas gastronómicas del momento en Tenerife.

Pero…¿gastro? y ¿guachinche?… ¿Se puede caracterizar un local por ser “de jareas y de trufas” al mismo tiempo? En La Bola su chef y equipo han conseguido llevar “lo nuestro”, el llamado “entullo” y sabor de los originales “guachinches” a la alta cocina.

Como bien dicen ellos mismos, La Bola ofrece una visión renovada de la cocina tradicional canaria, con ingredientes locales de primera calidad. Se trata de una casa de comidas en donde se puede disfrutar de sabrosos platos acompañados por unas majestuosas vistas del Valle de La Orotava, El Teide y el Gran Azul que siempre nos vigila.

En La Bola, el chef Jorge Bosch, hace auténticas virguerías con su cocina, llevando lo más tradicional de nuestra gastronomía y del casi desaparecido guachinche, a las elaboraciones más vanguardistas, lo que le ha dado el reconocimiento en importantes certámenes gastronómicos de nuestro país.

Una vez sentados y decididos a comenzar con la experiencia, hay que ponerse manos a la obra y elegir el menú, que, al leer la carta, bien podría pasar por la de cualquier otro restaurante, bar o mal llamado guachinche de la zona, a base de comida típica acompañada de un buen vino.

Pero… ¿y si llevamos “lo nuestro” un poquito más allá? Si convertimos un escaldón en un plato cuya presentación pueda competir con las mejores tapas de España, o unas costillas con papas y piña de lo más gourmet, cuyo sabor será el mismo de siempre, pero que se colará en nuestra mente tras una primera visual y el primer bocado trasladándonos en un instante a la cocina de caldero de la abuela.

Desde el principio hasta el final la oferta de La Bola es una auténtica montaña rusa de sabores autóctonos.

Se puede empezar con un Escaldón de Puchero Canario con cebolla roja de Tacoronte, mojos y gofio, que parecerá que nos encontremos saboreándolo durante las fiestas patronales de La Matanza un 6 de agosto cualquiera.

Sus Croquetas de jamón ibérico de bellota y textura muy cremosa son merecedoras de entrar en el podio de cualquier barra de tapas de la Península Ibérica.

Sin ser característico de la cultura gastronómica isleña, el chef Jorge Bosch consigue con su Tartar de atún fresco con aguacate, jengibre y cebollas rojas, un plato más propio de un gran restaurante de la “cocina del sol naciente” y cuyo sabor, es tan intenso, que merece el derecho a ser contado.

Tras los entrantes, y para dar paso a una comida más calórica, la versión de Jorge Bosch de nuestras Papas, costillas y piña es extraordinaria y será la antesala al plato fuerte, las Carrilleras de cochino negro estofadas en larga cocción con batata, yema de huevo majorero y azafranillo canario.

El sabor, originalidad y presentación de esta elaboración han hecho que La Bola sea merecedora de llevar a sus espaldas el galardón de Ganador del Campeonato de España de Tapas – Gourmetapa Estrella Galicia 2014.

Como siempre, ante una gran comida habrá que dejar un huequito para el postre y Jorge Bosch y su autodenominado gastroguachinche nos deleitan con una versión vanguardista del Quesillo canario, un Banoffee Pie, con plátanos de Canarias, galletas, toffee y nata, o su magnífica versión del clásico Mulato.

¿Sin ser un guachinche, puede un autodenominado “gastroguachinche”, ese lugar en principio “tan de jareas” y que tanto identifica al pueblo chicharrero, ser llevado a niveles de la alta cocina?. ¿Puede su sabor mantener la misma identidad? ¿Puede convertirse en un “lugar muy de trufas”?… Habrá que ir a La Bola.