• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • img-sponsor-torres
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Efecto sobre lías La crianza sobre lías es un proceso que proporciona al vino ciertas propiedades organolépticas y una mejoría de su estabilidad fisicoquímica
El Señorío da Torre sobre Lías cosecha del 2013 ha obtenido 92 puntos y 4 estrellas en la Guía Peñín de los vinos.
parrales-2
Típico sistema de "parrales" en una de las fincas de la zona de O´Rosal de Aldea Abaixo • Solamente alrededor de tres mil botellas son las afortunadas de albergar el magnífico Señorío da Torre sobre Lías, que maridará a la perfección tanto los fabulosos productos de la mar gallega, como el mejor lomo alto de ternera madurada.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
30 noviembre 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Hace unas semanas tuve la oportunidad de disfrutar de una cena muy provechosa en cuanto al tema gastronómico se refiere, para la que tuve un invitado excepcional, mi amigo Félix Álvarez, amante de este arte, persona sibarita y dedicada, entre otras cosas, al mundo del vino.

Gallego de nacimiento y adoptado por nuestras Afortunadas ya hace unos años, es el encargado de llevar fuera de las fronteras de O´Rosal las botellas que albergan una de las joyas enológicas de las Rías Baixas.

La zona de O´Rosal se localiza en la parte más meridional de la Rivera del Río Miño y es una de las cinco zonas que conforman la D.O. Rias Baixas. En ella, existe un rincón que a base de trabajo minucioso y, sobre todo, a que todo lo que se fabrica se hace con un cariño especial, se ha ganado el privilegio de estar situado entre las familias más truferas de nuestra Geografía, la Bodega Señorío da Torre.

En ella Arturo Conde y Familia, con su buen hacer en la vid ya consiguieron, como en otras ocasiones hemos comentado, que su Gran Novás Albariño 100% fuera el encargado de darle ese fresco aroma a frutas verdes a los paladares que lo degustaron el día del Enlace Matrimonial de Sus Majestades los Reyes de España, Don Felipe VI de Borbón y Doña Letizia Ortiz Rocasolano. Su frescor, equilibrio y permanencia en boca hicieron que, tras muchas degustaciones a ciegas, resultara ser el elegido.

Sin embargo, de eso ya ha pasado mucho tiempo, y ese Gran Novás tenía muchas más cosas que decir, más historias que contarnos.

¿Se podía sacar algo mejor de él habiendo llegado incluso a la realeza?

Pues parece que el amigo Arturo y su magnífica forma de elaborar vino acompañada de la experiencia de muchos años atrás y de la vid que aportan unas cepas de más de cuarenta años lo han conseguido.

¿Qué ocurre si ese fabuloso Albariño lo reservamos y hacemos que se vaya madurando sobre sus propias lías? Pues el resultado es un vino muy complejo y excepcional.

Pero,¿qué son las lías y qué importancia tienen a la hora de elaborar un buen caldo?

Las lías son microorganismos, principalmente levaduras, encargadas de realizar la fermentación alcohólica y en menor grado bacterias, sobre todo, si el vino no realizó la fermentación maloláctica y que al terminar su actividad, se mueren y se van descomponiendo.

La crianza sobre lías es un proceso que proporciona al vino ciertas propiedades organolépticas y una mejoría de su estabilidad fisicoquímica. Para conseguir dichas propiedades se necesitará una homogeneidad, que se obtendrá removiendo el vino.

Existen varias maneras de hacerlo, pero lo cierto es que gracias a ello se elaboran unos vinos blancos más estables y con menor cantidad de precipitados.

Nos encontramos ante unos vinos fabulosos, de mayor complejidad, con nuevos aromas y mayor untuosidad. Serán vinos más duraderos en los que existirá un menor riesgo de oxidación, ya que las lías son microorganismos consumidores de oxígeno.

Y todo esto es lo que ha hecho Arturo Conde. El Señorío da Torre sobre Lías, es, a priori, un vino menos bebible, ya que a diferencia de los albariños jóvenes tradicionales presenta más características propias de un crianza.

El Señorío da Torre comienza su camino hacia las botellas tras la vendimia para, una vez finalizada la fermentación, ser trasegado con su propia lía durante diez o doce meses, en los cuales se llevará a cabo un battonnage o remontado cada veinticinco días, con lo que se mezclará el poso de la lía con el vino limpio.

Se consigue así una estructura en boca y equilibrio tal entre aromas primarios y secundarios, que dejarán a sus críticos boquiabiertos, tanto que el Señorío da Torre sobre Lías cosecha del 2013 ha obtenido 92 puntos y 4 estrellas en la Guía Peñín de los vinos.

Tras un trabajo tedioso y muy laborioso, la lía será extraída, para pasar a embotellar de la misma manera que los albariños jóvenes, pero permaneciendo escondido para nuestros sentidos durante 3 ó 4 meses en las botellas encargadas de protegerlo y que serán las responsables de albergar un gran vino de guarda.

Solamente alrededor de tres mil botellas, son las afortunadas de albergar este magnífico Señorío da Torre sobre lías.

Con un ensamblaje de 85% de Albariño, 10 % de Loureiro y 5% de Caiño se obtiene un vino de color amarillo intenso, con unos aromas que mezclan aromas primarios de tierra gallega mojada con sensaciones de madera humedecida por el eterno sereno acompañante de la “Terra Galega”, y secundarios florales frescos a frutos verdes perfectamente equilibrados.

Señorío da Torre sobre Lías maridará a la perfección ese manantial de productos que las aguas gallegas nos aportan de forma inagotable a base de mejillones, ostras, navajas, zamburiñas y todo aquello que otorga la mar. Además, generará un matrimonio perfecto gracias a esa permanencia en boca propia de un vino tinto, que hará que una pieza de ternera gallega madurada sea el perfecto fin de acto para lo que, ante todo, es un gran vino.

¿Puede un vino blanco maridar igual de bien un lomo alto como lo hace un buen vino tinto? ¿Puede llegar a ser incluso de los vinos más complejos?

Parece que sí, y Arturo Conde y su familia, de larga tradición vitivinícola lo han logrado demostrar. Han creado un vino de lo más trufista, merecedor del derecho a ser probado y, por supuesto, ser contado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *