• Patrocinio Principal
    • img-sponsor-cajasiete
  • Patrocinio Institucional
    • img-sponsor-sociedad-desarrollo
  • Patrocinio Empresariales
    • logo Comesa
    • dialte-logo-2016-cmyk-jpg-2
    • logo-carioca
    • galeon_outlet
    • muymucho
    • img-sponsor-el-corte-ingles
    • img-sponsor-platano-de-canarias
    • img-sponsor-montesano
    • img-sponsor-loro-parque-y-siam-park
    • img-sponsor-heineken
    • img-sponsor-el-gusto-por-el-vino
    • img-sponsor-comeztier
    • LogoInsulaGastrocanarias
    • img-sponsor-bodega-la-hijuela
  • imagen-apuntate
  • imagen-plan-de-mejora
  • imagen-binter
  • imagen-tenerife
  • imagen-gobierno-canarias
  • imagen-plan-de-gastronomia
Trufas y Jareas Burger Siglo XXI Dos lugares “muy trufistas” en el arte de elaborar la hamburguesa.
Squina de Solana y Lua gourmet: dos locales muy diferentes merecedores de colocar su hamburguesa en un menú de degustación de cualquier gran restaurante
trufasJareas_160720_Hamburguesa1
Hamburguesa al plato de búfalo de Lua Gourmet, con pimientos asados, brotes de alfalfa, pepinillo, lollo rosa y salsa cheddar • Se cree que la primera hamburguesa fue elaborada entre finales del siglo XIX y el siglo XX para ir modernizándose poco a poco hasta a la hamburguesa actual.
Juan Antonio Hernández Ponce / GastroCanarias
20 julio 2016
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Desde el Siglo XX hasta la actualidad, las ciudades han cambiado su ritmo vital constantemente. Se vive a una velocidad que muchas veces impide disfrutar de uno de los grandes placeres gastronómicos, como un buen almuerzo con su sobremesa incluida.

Empresarios, trabajadores de grandes almacenes, cocineros, médicos, abogados…, todos ellos tienen una cosa en común: a todos les gusta disfrutar de la buena mesa sea donde sea, independientemente de su rutina diaria. Sin embargo, el día a día, el trabajo, el estrés, han hecho durante muchos años que se genere un ritmo frenético, que no permite disfrutar de demasiados momentos de tranquilidad con una buena copa de vino y, al menos, una tapa.

En esto de correr para comer los Estados Unidos de América se llevan el premio, y es que este gran país es el responsable de que mucha gente a día de hoy, tenga que comer corriendo. Pues sí, ellos son el origen de la tan establecida en nuestra sociedad actual comida rápida o también conocida como fast-food.

Se cree que la primera hamburguesa fue elaborada entre finales del siglo XIX y el siglo XX, para ir modernizándose poco a poco hasta llegar a la hamburguesa actual, debido a un proceso de industrialización que ha hecho que, como dice Al Pacino en su genial discurso del film “Un domingo cualquiera”, se haya ido adaptando “pulgada a pulgada” a las necesidades culinarias de la sociedad en cada momento.

Muchos son los lugares en los que está establecida la comida rápida como una forma de vida. La fast-food ha sufrido un fenómeno de globalización, como lo han hecho otros alimentos como el Kebab, el sushi, el fried chicken o la Tarta de Manzana, todos ellos iconos de la sociedad norteamericana.

Pero, ¿y qué hay de una buena comida sentados alrededor de una mesa? ¿Qué pasa con esa caña o copa de un buen tinto de alguna de nuestras denominaciones de origen, que le acompañe durante el baile que supone una buena comida?

¿Se puede llevar la hamburguesa y la fast-food a otro nivel? ¿Se puede transformar la comida del corredor de 100 metros lisos del trabajo, que tiene casi que engullirse, mientras va a toda prisa para llegar a su trabajo con cuidado de no mancharse con la salsa que salpica mientras corre?

La hamburguesa ha sufrido tal fenómeno de introducción en nuestra gastronomía, que es raro que un restaurante de nivel no tenga una hamburguesa gourmet en su carta.

En Santa Cruz de Tenerife existen dos lugares “muy trufistas” en el arte de elaborar la hamburguesa. Ambos con cultura culinaria muy diferentes, con chefs de orígenes distintos, pero creadores de hamburguesas de nivel merecedoras del mejor vino que las acompañe.

Squina de Solana y Lua Gourmet son dos locales muy diferentes, pero con algo en común: su hamburguesa está riquísima y es merecedora de una buena comida en pareja, con amigos o disfrutando de ella en la compañía de uno mismo.

Quién le iba a decir al fabuloso y reconocido chef Nacho Solana que, tras la catástrofe que sufrió, hace ya un  tiempo por el mes de diciembre, su magnífico restaurante Solana, reabierto en la actualidad y merecedor de unas líneas en otra sesión de Trufas y Jareas,  se le iba a ocurrir cocinar fast-food y crear un local la mar de agradable cuyo ambiente de colores claros, diáfano y al más puro estilo nórdico es probablemente el lugar donde se degusta la mejor hamburguesa de la capital chicharrera.

Se trata de Sqina, localizado en Calle Méndez Núñez 52 (esquina a calle El Pilar), en donde Nacho Solana y su equipo, han creado un concepto diferente que hace que todo aquel que los descubre se vaya con buen sabor de boca.

Sqina hace cosas únicas y sorprendentes que harán de ella una parada obligatoria para la hamburguesa santacrucera. Su hamburguesa de carne de vacuno 100% es fabulosa, siempre acompañada de los mejores ingredientes, como es el caso de una con verduritas thai algo picantes y mahonesa de soja, o una con salsa Tika Masala, aguacate y queso ahumado única en la ciudad.

Los sándwiches son de lo más gourmet, un Sandwich and beyond, una buena versión del popular “sandwich club” con producto de mercado es lo que ofrece este local vanguardista. Un ejemplo es su magnífica receta a base de rúcula, cebolla de guayonge, aguacate, zanahoria y tapenade de tomate seco.

Claro está que, dependiendo de la hora a la que vayamos, apetecerá un zumo de fruta fresca de mercado para disfrutar un buen brunch mañanero, una caña de mediodía o un buen vino para cenar, algo por lo que se han caracterizado en su larga historia culinaria.

Muy cerca, en el mismo distrito, en el Pasaje La Luna nº12, existe un pequeño rincón culinario con clase y creador de una de las mejores hamburguesas de la ciudad. Lua Gourmet es un lugar exótico, igual que su producto. Un pequeño huequito con una terraza ideal para la temperatura de la ciudad en cualquier momento del año, que conseguirá hacer disfrutar de una buena cena, sea cual sea la generación de los comensales.

Lua gourmet supone un cambio radical en la hamburguesa de nuestra ciudad. Un restaurante cuya idea surge disfrutando de una magnífica hamburguesa degustada durante un viaje y maridada por un gin-tonic igual de bueno. Tras preguntarse por qué no podían ellos hacer lo mismo, se pusieron manos a la obra y el resultado fue todo un acierto.

Lua gourmet nos ofrece una hamburguesa gourmet a base de carne de vacuno 100%, o bien carnes exóticas de todos los continentes. Con una presentación espectacular, su sabor es igual o mejor. En Lua, además, se puede degustar una “hamburguesas al plato”. Una hamburguesa deconstruída, sin pan, y con la misma presentación, pero sobre todo el mismo sabor.

Una hamburguesa de Angus americano, cocodrilo, cebra o avestruz africana, un canguro de Oceanía y carnes de todos los continentes que se nos vengan a la mente, serán acompañados de un fabuloso gin-tonic, o un un cocktel elaborado por maestros cocteleros, que hacen de Lua un local más típico de la gran manzana neoyorquina que de la pequeña Santa Cruz. Un obligatorio en la “Moda Burger” que nos invade actualmente y que ha colocado a la fast-food en lo más “in” de la sociedad actual.

La hamburguesa, el sandwich y su compañía de menú rápido se han colado en nuestra mesa de manera frenética. ¿Qué tal si la incluimos en un buen menú de degustación? ¿Qué les parece si hacemos de ella nuestra cena del fin de semana con una buena copa de vino y un gin-tonic de postre? Lua y Sqina nos dan (en nuestra opinión) la hamburguesa “más de trufas” de Santa Cruz de Tenerife, así que, sin no las conoces, tendrás que ir y comprobarlo.